miércoles, 8 de febrero de 2017

SEVILLA Y JEREZ

Andaba la noche sevillana clara y expectante. Pues había dos genios del arte que se volvían a juntar, de dos provincias andaluzas de garbo y compás. Uno  sevillano, el otro del gitano barrio de Santiago. Así es señores, Curro y Rafael, juntos otra vez.

Anoche en el salón de actos de Caja Rural sur, en Sevilla. Se respiraba aire de torería, de gitanería, de ese misterioso duende con el que algunos privilegiados nacen. De eso que te hace distinto a los demás, que te marca desde chiquitillo y hoy en día sigue emocionando.

Sevilla y Jerez, Jerez y Sevilla, a una la baña el río Guadalquivir a su paso por Triana con olor a azahar y jazmín, que a Curro le dio la torería de nacer en un sitio así. La otra es tierra bodeguera que perfuma el sabor gitano del barrio de Santiago, tierra del caballo jerezano y de cartujanas yeguas con las caras flamencas.

Las dos tierras son cunas del arte, del temple, del compás… tierras de poetas, pintores y cantaores, pero también de únicos e irrepetibles toreros que anoche volvieron a dejar un pellizco de arte y misterio.


Por Andrés Salas @andresalas2011

No hay comentarios:

Publicar un comentario